La educación emocional rigurosa no debe pararse ( The Sel must go on :-))

Empiezo el año, con energías renovadas, con el convencimiento de que este espacio tiene que servir para difundir una educación emocional, con rigor, y basada en evidencias. En esta entrada un poco de cierre y apertura del año, vengo con unas pinceladas de varias cosas que quería compartir con vosotros.

Soy un seguidor de varios resúmenes de investigación educativa, de fuentes seleccionadas, que al terminar el año, ofrecen una información valiosa y de interés. Una de ellas es la lista resumen de investigación de Edutopia, curada por Youki Terada ( Síguelo en Twitter también ).

Aquí os dejo el resumen de investigación del 2019, y el del 2018, para haceros una idea de la calidad e interés de los contenidos ( contenido en Inglés). Como curador de contenidos también en educación emocional, me gusta compartir siempre mis buenas fuentes, y así lo haré entre vosotros. Los que me conocéis algo, sabéis que también a través de mis redes sociales, estoy siempre compartiendo contenidos que me parecen buenos ( Estoy en Twitter , Facebook y Linkedin, básicamente).

Despidiendo el año, hice algo que tenía pendiente, y aunque el primer episodio es como un experimento, he estrenado podcast sobre educación emocional basada en evidencias ( enlace al primer episodio).

La entrada del año también, me ha traído una noticia destacable, resulta que nace también una revista de educación emocional con rigor, un proyecto de mi admirado Rafel Bisquerra .

Terminando el año leía también una entrada muy interesante, de la cual voy a resumir un poco su contenido. La entrada está firmada por Robin Stern , co-fundadora del Yale Center for Emotional Intelligence ( podéis seguirla también en Twitter ).

En ella, y un poco enarbolando el espíritu de que este trabajo en educación emocional rigurosa, debe continuar ( de ahí el título añadido en mi entrada,…The SEL ( Social and Emotional Learning = Aprendizaje socio-emocional)must go on,…:-) ). Exponía algunas cuestiones muy interesantes, avaladas por datos como :

Habla de la importancia de validar emociones, todas ellas, y de ser un modelo en este aspecto para nuestros niños y adolescentes. De practicar con el ejemplo, de tener el coraje de abordar cuestiones sociales y emocionales, en nuestro día a día. De que todo lo que sabemos hasta ahora sobre educación emocional, sea un punto de partida.

Sabemos que hay un decline en niveles de empatía, en la generación actual, con mayores niveles de narcisismo y perfección. Una hipótesis o factor que se presume puede haber contribuido a este resultado, entre otros, es el uso de la tecnología ( sin aún confirmación). Pero nos hace volver a incidir en la necesidad de continuar en la difusión de la educación emocional, de ampliarla, también al señalarse estas competencias emocionales como centrales en el mercado laboral actual y futuro, según algunos informes.

De igual manera, el análisis lo pudiéramos hacer, por el lado de un decline en modelos válidos de «modelaje emocional» y relaciones evolutivas adecuadas, como apuntan también algunos estudios por las condiciones socio-económicas actuales, por lo que, como recomiendo, no hay que caer en una simplificación del análisis, ya que puede deberse por una combinación de factores, y no hay investigación concluyente. Pero esto nos llevaría, de igual manera, a pedir continuar con el trabajo de la educación emocional.

No puede haber vuelta atrás,…el SEL de la educación emocional debe continuar 🙂 .

Gracias por vuestras visitas, y en este 2020 espero seguir refinando mi proyecto, continuar con la difusión de buenos contenidos, y otras iniciativas que iré concretando.

¡Brindemos con agua!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creative Commons License
Except where otherwise noted, the content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.