¿En que ocasiones podemos reforzar la educación emocional, con el alumnado? ( Teachable moments vs Crisis moments).

Vengo muy ilusionado con una guía fantástica de implementación de la educación emocional, para alumnado de primaria, que ha sacado a la luz la Educational Endowment Foundation , si, los creadores también de ese toolkit sobre evidencias en educación, que gracias también, a su colaboración con Educaixa, lo han traducido al español. Esta guía, está siendo para mi, uno de los descubrimientos de este año, ahora mismo, y ya os hablaré más sobre ella, me encanta sobre todo por :

  • Integrar también la visión de prácticas y/o estrategias, en educación emocional, más allá del enfoque basado exclusivamente en programas. Esta es una línea, en la cual creo, también, sin ser excluyente con la otra, y de la cual, voy indagando también.
  • Me ha gustado, la orientación y la calidad de la guía, denostando todo un gran trabajo, de mucha gente, y estoy seguro que va a ayudar a informar la práctica en educación emocional, entre alumnado de primaria, a mucha gente.

La entrada de hoy, quiere reflejar sólo uno de los consejos de la guía ( página 19), que he querido compartir con vosotros, y aparte lo podemos utilizar también con alumnado de todas las edades.

En educación emocional, sabemos que utilizar contenido «natural», situaciones naturales que ocurren en el día a día, con el alumnado, es una buena estrategia para reforzar también el entrenamiento y la práctica de competencias emocionales.

Aquí podemos tener 2 tipos de estas situaciones, unas serían las situaciones susceptibles de enseñanza ( traducción de «teachable moments»), y las otras serían aquellos momentos más de crisis ( «crisis moments»).

A veces nos podemos enfocar, en demasía, en querer reforzar y utilizar los momentos de crisis, como situaciones naturales, para entrenar esas habilidades. Pero el problema, sería que sólo lo hiciéramos en esos momentos, y teniendo en cuenta, que esos momentos pueden ser especialmente sensibles y difíciles para retener, comunicar y/o entrenar esas habilidades.

Y puedo entender también, que como firmes creyentes en la educación emocional, no quisiéramos dejar pasar esas situaciones de crisis, para tales fines ( a mi me ha pasado), pero en la práctica, son momentos casi mejor para reconducir,desescalar ,calmar, escuchar y observar…más que de aprovechar para introducir ningún tipo de lección.

Por el otro lado también, las situaciones susceptibles de enseñanza, normales, suelen ser bastante más numerosas, que los momentos de crisis, dándonos también más oportunidades para llevar a cabo ese refuerzo y transferencia, esto por un lado.

Y por el otro, podemos hacer uso del refuerzo positivo, una estrategia que conocemos efectiva también, para reforzar competencias emocionales, más que en los momentos de crisis, que suelen ser más ejemplos de comportamientos a evitar, en todo caso.

Consejo del practicante informado :

  • Promueve al alumnado a pensar sobre otras perspectivas y utiliza estrategias de resolución de conflictos específicas, durante una pequeña discusión en el patio.
  • Anima a la clase, a discutir, y reflexionar sobre problemas actuales, que están afectando a todo el grupo clase, por ejemplo que algunos alumnos estén siendo más excluidos e ignorados que otros.
  • Ofrece una retroalimentación precisa y específica, cuando veas alumnado emplear buenas competencias emocionales.Por ejemplo, viendo a un alumno calmarse él solo, ante una situación, viendo utilizar un lenguaje adecuado a otro alumno, o viendo poner en práctica, buenas habilidades sociales a una alumna.

Espero que haya sido de vuestro interés, gracias por las visitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creative Commons License
Except where otherwise noted, the content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.